Teatro


El próximo 2017 se cumplen 20 años de que se iniciara nuestra compañía de teatro Los Mopeluches, por lo tanto se cumplen 20 años de que inicié mi carrera como titiritera. Durante ese tiempo he aprendido mucho, me he equivocado otro tanto y me he divertido montones. Gracias a mi padre he tenido la oportunidad de pisar muchos escenarios y desarrollar una de mis pasiones más grandes que ahora me trajeran hasta donde estoy ahora… explorando el mundo del cine y la animación cuadro por cuadro.

 

Hace 16 años tuvimos la magnífica experiencia de presentarnos en el Festival Quimera, en Metepec, en el Estado de México. En esa ocasión tuvimos dos funciones, la primera de ellas fue dentro de un teatro cuyo nombre escapa a mi memoria y la segunda de ellas fue en la Escalinata del Calvario. La camioneta había llegado tarde por nosotros, el camino fue un poco tormentoso y para cuando llegamos al teatro teníamos tan sólo 20 minutos para hacer el montaje de nuestro equipo, el cual tomaba un aproximado de 45 minutos. Sin entrar en pánico, el personal del teatro nos ayudó y en 10 minutos, el teatrino estaba armado y estábamos listos y calentando para entrar a función. Después de una excelente función, salimos corriendo para alcanzar a comer y tener la segunda presentación, la cual estuvo llena de gente maravillosa y cálida que nos recibió con el corazón abierto y toda la buena energía.

 

Hasta ese momento, no me había presentado en un escenario tan grande y con tanta gente. Al salir nos pidieron autógrafos, compraron nuestros cassettes, nos hicieron preguntas, se tomaron fotos con nosotros y nos hicieron sentir maravillosamente bien. Cabe mencionar que mi padre tuvo dos programas en Televisión Mexiquense, hace más o menos 30 años. En ellos me presenté por primera vez en televisión y otras historias de ternura que acompañan mi vida. Y esos programas siguieron retransmitiéndose, por lo que mi padre estaba en las televisiones de la gente por varias décadas después de que el programa terminara sus grabaciones. Para la gente que fue a vernos a esas funciones, mi padre era algo tan natural y, que su hija fuera una adolescente algo tan extraño, que al final recibí a mucha gente que me vio nacer y crecer.

 

Dicho festival acaba de celebrar su edición número XXVI y tuvimos el honor de ser invitados y de presentarnos en sus escenarios una vez más. En esta ocasión fue en la Plaza Juárez, unas horas antes que Ely Guerra.

 

14606461_10153834351611434_2504491580296483083_n.jpg

Después de un viaje un poco atropellado, algunos problemas de salud propios y de familia, y la historia de Luca atravesada, llegué a Cuernavaca a preparar el show. Por todo lo anterior, nuestro gran equipo quedó reducido a mi padre y yo. Acordamos las canciones que cantaríamos, acomodamos los muñecos; ensayamos las canciones, buscamos los cables; cenamos y platicamos para dormir y poder estar listos, peinados y con triques a las 10 de la mañana en la Glorieta de la Paloma de la Paz, a donde pasaría la camioneta por nosotros para llevarnos a Metepec. La camioneta llegó más temprano de lo planeado, pudo acercarse hasta la casa, cargamos todo y emprendimos el viaje.

 

Al llegar nos recibieron calurosamente, a mi padre lo trataban de “Maestro”, como sé que se merece, nos dieron un camerino enorme, pues pensaban que seríamos por lo menos 5 personas.

 

IMG_2222.jpg

Preparamos nuestras cosas e hicimos un rápido soundcheck.

 

 

IMG_2223.JPG

Después de una rápida entrevista, fuimos a comer y regresamos para prepararnos. Tuvimos otra entrevista y llegó el momento de acercarnos al escenario para empezar.

IMG_2224.JPG

Hacía tiempo que no me sentía tan nerviosa; no sé si fue la cantidad de energía que le invirtieron a esta edición del festival, el trato que nos dieron, la cantidad de gente que nos acompañó o estar fuera de tablas, pero estaba sumamente nerviosa.

 

Pero el público nos recibió con mucho cariño, la verdad fue una función excelente llena de gente que fue a vernos a nosotros, nos conocieran o no.

 

 

IMG_2225.jpg

IMG_2226.jpg

Por el formato de nuestro espectáculo, normalmente yo nunca estoy a cuadro. Yo soy titiritera y me quedo atrás, manipulando mis muñecos y sin saber a ciencia cierta qué ocurre afuera. Hace tiempo comenzamos a integrar mi canto al show, cada vez un poco más. Me cuesta mucho trabajo no verme torpe, mi canto siempre fue coral o de estudio, nunca de escena. En esta ocasión pude darme cuenta de mis serios problemas de interpretación en escena, pero eso no quitó la magnífica experiencia que vivimos en ese escenario.

 

Entre el público se podían ver mujeres de mi edad y un poco más, cantando todas y cada una de las canciones. Sus hijos de entre los 4 y los 12 años, cantando las canciones junto con nosotros. Sus rostros maravillados con el nuevo material, la emoción de escuchar las canciones clásicas que llevan toda su vida en sus mentes, en sus televisores.

Al final, una mujer se acercó a mi padre y le dijo:

-Maestro, es un honor conocerlo. Mis hijos se saben todas sus canciones, las traigo en el carro y las cantan todos los días cuando vamos a la escuela. Muchas gracias, es un honor conocerlo.

 

Para mí fue impactante ver la grandeza de mi padre, la forma en que se mueve en escena, cómo se comunica con el público y el hecho de que toca vidas de desconocidos con el arte que sale de su cabeza, de sus manos.

 

Una entrevista más y pudimos emprender el regreso a casa. El trato tan magnífico que nos dieron continuó hasta el final.

 

 

IMG_2227.jpg

 

 

Llegamos a casa agotados y con el corazón llenito. Esa noche fue aquella en la que partió Luca, por lo que toda esta aventura quedó tocada por su partida y hasta ahora pude sentarme a contarles esto.

 

Estoy muy agradecida de tener el padre que tengo, tan grande y talentoso; de haber crecido entre escenarios, camerinos, cámaras y micrófonos; con gente loca y artista que me enseñó tanto, tanto que no se imaginan, que me ha servido en las circunstancias más insospechadas. También estoy agradecida con mi madre, que me apoyó sin importar lo que pasara o lo que le dijera que quería hacer. Que me enseñó a tejer y a coser y me presta sus reglas de corte para hacer mis disfraces o su máquina de coser para hacer mis vestidos, inventados.

 

Agradezco también haber conocido a la gente que he conocido, que me ha invitado nuevamente a pisar escenarios, que los ha compartido conmigo; a quienes me enseñaron a hacer iluminación o me invitaron a hacerla. Agradezco infinitamente que hoy puedo decirme titiritera, así, con todas sus letras. Agradezco a los que me leen y me comparten y con esto les obsequio un pedazo de mi corazón a todos los que me hacen posible.

Anuncios

Lights

There’s enchantment, some sort of magic inside a theatre, something really hard to describe to an outsider. Between those walls, the energy moves and connects with each and everyone there. Some of them may not feel it, others may not be able to listen to it, but when you do, when you are able to understand, something happens, something changes.

Once you have embraced that magic, you are connected forever with it, unless you let it scape from you… but that is another story. And when you are connected with the theatre, you speak the same language. When everybody else is connected with the same energy, you are able to create, to experiment, to play together, forming something different, something unique, something yours.

And so, when you are in group of theatre junkies and all of you are creating something together, you are able to communicate through a language that is only yours. That language can last forever, or for a couple of nights, sometimes it gets lost and you have to find it again, or create it again.

So one night, a couple of days ago, I had one of those nights when you finish the play feeling absolutely amazing, the energy inside of you is incredible, you feel alive. Because sometimes you go walking not feeling alive… The most amazing thing is that it was something everybody else felt, that we had the best performance ever, and we had to celebrate it.

My part seems simple, I just have to turn on and off the lights, but it has a science, a feeling, a way of communicating that I had to learn and understand very quickly. That night, I experimented, I played with them, and it was amazing. I was able to broadcast my emotions, my feelings through a set of lights. I created something…

I see my self as a very creative person, I have my areas of expertise and until that night, I didn’t feel like that was one of them. I mean, I know I’m not an expert and I still have a lot to learn about it, but I learned, I enjoyed, I loved it.

The lights, another character that has something to say, that feels and moves…

Once you feel that, you have to go back, you have to do it again and again. You become a theatre junkie and you feel the need to communicate a lot of things through that simple thing called lights. Such a simple thing and such a complex language.

mascara-teatro

Llegar a casa absolutamente agotada después de una función, esa es una sensación que puede resultar adictiva y de la cual me había alejado, olvidando su exquisitez.

Hace algunos meses conocí a un grupo de teatreros increíbles, con una gran energía y un corazón abierto dispuesto a aceptarme sin dudarlo. Así comenzó una aventura que me devolvió de golpe al mundo del teatro, lleno de estrés, del bueno, del que amo.

Acostumbrada a una vida alrededor del arte, que mis cosas formen parte de la utilería es cosa tan normal como respirar. Pero en esta ocasión, la oportunidad fue un poco más allá de lo que alguna vez había hecho: Manejar las luces en función.

Llegué temprano al teatro y comenzó el rápido entrenamiento, llegaron los actores, las anotaciones, las instrucciones. Uno de mis nuevos amigos y quien se hizo cargo del diseño de las luces parecía confiado en mi potencial para solucionarlo y básicamente en menos de 5 horas hice mi mejor esfuerzo para memorizar toda la información.

La función comenzó y todo parecía haber sido borrado de mi cerebro. El pánico de no ser capaz de leer mis notas, por la poca luz y la gran histeria… Cometí errores, como era natural, pero fueron trofeos maravillosos porque le dieron una nueva vida a los ambientes que habíamos construido.

Me sentí como en el equivalente en el teatro de controladora de tráfico aéreo, hay que tener toda la atención puesta en cada detalle y un colmillo que por supuesto estoy a muchas horas de vuelo de adquirir. Pero lo amé, el pánico, el estrés, el cansancio, todo vale la pena por hacer teatro.

Después de un día largo y lleno de emociones fuertes, me encontré en una mesa llena de magníficos actores, compartiendo historias de vida y teatro. Todo lo que he vivido hasta ahora ha sido una gran preparación para lo que sigue. Siempre he pensado eso y ahora más que nunca me doy cuenta de que tenía que llegar a este punto y conocer a esta gente, justo ahora y justo así.

Agradezco enormemente el haber conocido a esta bola de locos como yo y las maravillosas oportunidades que me han dado, permitiéndome entrar a su mundo y poner mi granito de arena en su quehacer teatral.

Hacía mucho tiempo que no me sentía tan plena y dichosa, tan feliz con lo que estoy haciendo. Encontrarme cada día haciendo exactamente las cosas que amo es uno de los mejores regalos de la vida. Jorge, Juan y Citlal, gracias infinitas por dejarme entrar a sus vidas y formar parte de su realidad. Aprendo cada día, sonrío cada día. No puedo más que decir gracias.

Estimados lectores Fherchosos:

Los invito a la presentación de la Antipastorela Cabaret “La Verdadera Historia” de Ezequiel de la Parra y Fhernanda de la Parra. (o sea yo)

La cita es a partir del Viernes 26 de noviembre, en el Centro Cultural de la Diversidad. Colima no.267 col. Roma México, D.F. A las 7 y 8:30.

Con: Darío Rebollar, Javier Olguín, Mario Mandujano, Leonardo Paredes, Mitzy Meléndez, Bruno Coronel, Ignacio Saucedo, Gloria García, José Antonio Mota, Xiadani Curiel y Guillermo de la Parra.

Una propuesta diferente, una historia divertida. Mucha música, muchas risas. No se la pueden perder.

El otro día, después de investigar un poco respecto al fenómeno Ken Lee, me decidí a buscar más cosas respecto a éstos concursos como Britains got talent, America’s got talent y American Idol (con sus distintas variantes en distintos paises). Así pues, fui encontrando muchas cosas interesantes que quise compartirlas.

Hace un año, en el concurso de Britains got talent, concursó un sujeto llamado Paul Potts, quien fue el ganador de esa emisión del concurso. Su historia es realmente conmovedora y tiene un talento nato. A algunos nos llegó el correo con los videos de su historia.

Pero investigando un poco más, encontré a dos concursantes más, de dicha emisión que quedaron como finalistas a lado de Paul. Una pequeña niña de 6 años llamada Connie Talbot y un jóven de 27 años llamado Damon Scott. Connie canta y Damon es muppetero.

Así que después de un par de clicks en google, enconté que Damon lleva ya tiempo dedicandose a ésto y hasta página web tiene, para todos sus fans, ha ganado varios concursos con un espectáculo innovador y fresco.

Connie por su parte, canta desde los 2 años, ha grabado ya dos discos con canciones que han representado un reto para muchas cantantes. Aunque algunos opinan que tiene un uso excesivo del vibrato, a mi me fascina pues esa niña tiene un talento que va más allá de lo comprensible.

Después me dediqué a encontrar más videos interesantes de las audiciones y presentaciones en éste tipo de concursos y encontré a dos personajes fascinantes.

Kevin Johnson, quien es ventrilocuo, maneja 3 personajes, dos muñecos y él mismo. Tiene un buen espectáculo que deja con la boca abierta, pues mezcla distintas técnicas dentro del mismo espectáculo.

Terry Fator, quien también es ventrilocuo, pero además, hace imitaciones de cantantes. La forma en que logra hacer las dos cosas al mismo tiempo es muy impactante.

Y así, siguiendo con la línea de los muppets, encontré un video de un grupo español que había visto hace ya algunos años en Ponchivisión. Éste no era el número que yo conocía y fue agradable encontrar un trabajo tan excelente. Una guitarra, una marioneta y props muy sencillos. No conozco el nombre del grupo pero bueno, aquí dejo el link para que lo vean.

http://www.youtube.com/watch?v=wM-IN35pduM

Tras varios clicks más, encontré éste video, que de video no tiene mucho, más bien es una ilusión auditiva excelente que me dejó maravillada. La forma de hacer ésto se denomina Holophonic, la traducción sería holofonía y se logra poniendo dos micrófonos que graben representado cada uno ed nuestros oídos, de esa forma, se crea la ilusión de estar escuchandolo como si estuviera ocurriendo a nuestro alrededor. El principio básico del sonido estéreo. El link es:

http://www.youtube.com/watch?v=IUDTlvagjJA

Llevo tiempo diciendo que debe haber un mantra para el Dios de las computadoras, si Ganesh o Shiva lo tienen, por qué no el Dios de las computadoras (cuyo nombre aún no descubro). Yo pensaba que era una mezcla entre los sonidos de R2D2 y aquel viejo sonido de conexión a internet por teléfono, pero encontré ésto que supera por mucho mi idea y que he denominado los mantras del Dios de las computadoras. Los links:

http://www.youtube.com/watch?v=dsU3B0W3TMs&eurl=http://hazmeelchingadofavor.com/index.php/category/curiosidades/page/2/

http://www.youtube.com/watch?v=fOhHP-gbWtI&feature=related

http://www.youtube.com/watch?v=5rTivKKh-2c&feature=related

Espero que disfruten de todo ésto que quise compartir. Un poco de mis pasiones en la vida.

ludwig.jpg

Hace dos semanas, acudí a la Casa del lago, en el bosque de Chapultepec en la Ciudad de México, en donde recientemente abrieron un foro al aire libre de entrada gratuita. Ahí, se presentaba la obra “La epopeya de Ludwig”.

 Al principio yo estaba un tanto esceptica, pues bien sabemos que las obras gratuitas son un arma de dos filos. Esperando a que comenzara, leí la reseña que decía lo siguiente:

“La epopeya de Ludwig es un viaje iniciático, contado por un extraño Genio. El jóven Ludwig corre a través de Medio Oriente, encontrándose con historias, leyendas, héroes. Es una puerta hacia lo imaginario, hacia el universo fantástico del niño que todos llevamos dentro.”

 Sonaba un poco ambicioso he de decir, y no es que yo sea muy exigente, pero soy muy exigente. Así pues, me dispuse a ver de qué se trataba la obra. Me dieron un programa y me senté en unas piedritas ya que las sillas se habían terminado. “Obra de teatro para niños escrita y dirigida por Pascal Corm. Con Julien Le Gargasson y Pascal Corm. Vestuario realizado por Pierre-Yves Loup-Forest.” Decía el programa, la compañía llamada Un peu plus à l’est.

 Poco a poco, fueron cautivando todos mis sentidos; dos chicos franceses con un excelente vestuario, interpretando deliciosamente una obra maravillosa. Excelente música la acompañaba. Hace mucho que no veía tan buen teatro. Disfruté mucho la obra que efectivamente, es un viaje iniciático maravilloso. Nos llevaron a través de mundos y personajes con simples y discretos cambios en su vestuario.

Al final, hicieron una ronda de preguntas y respuestas y los niños se dejaron ir tratando de resolver sus dudas y comprender algunas cosas que en su mundo, no habían quedado muy claras.

Después de eso, Pascal ofreció darnos la lista de música que habían utilizado y yo inmediatamente acudí a tomar nota, pedir autógrafos, felicitarlos y demás protocolos que ameritaba la ocasión. Tanto Julien como Pascal se mostraron alegres ante mi felicitación en incluso Julien nos dio su correo electrónico para que nos pusieramos en contacto con él para cualquier cosa y nos ofreció enviarnos el libreto.

 Tiempo después les escribimos y Pascal respondió enviando el libreto y un enorme agradecimiento a nuestro interés, dijo que si queremos montar su obra, estaría muy halagado y que se lo hicieramos saber pues quería estar consciente de hasta dónde había llegado su trabajo.

La obra estará presentándose en la Casa del lago, en el bosque de Chapultepec en la Ciudad de México, los días 15 y 29 de Marzo de 2008 a las 14:00 hrs. Es entrada libre. La recomiendo ampliamente, muy buen teatro para toda la familia.

ludwig2.jpg