Café Tacvba


Jei Beibi.jpg

Llevo varias semanas, si no es que meses, tratando de sentarme a escribir algo para compartir aquí, pero los temas son tantos y tan variados que cuando comienzo con un tema, me distraigo con el otro y no logro terminar ninguno de ellos.

 

Todos son temas densos, de los que tengo mucho que opinar, de los que todos tenemos algo que decir, ganas de alzar la voz y bueno, cuando me sienta más preparada, lo haré.

 

Así que por ahora, quiero abordar un tema más… ligero quizá, que es el nuevo disco de Café Tacvba: Jei Beibi.

 

Por diversas razones, motivos y circunstancias, el 5 de mayo me fue imposible escuchar el disco y el tiempo fue sucediendo hasta que ayer, finalmente, pude dedicarle los poco más de 51 minutos que requiere esta empresa.

 

Como la adorable obsesiva que soy, decidí ir haciendo mi reseña en tiempo real, con uno de mis mejores amigos que, además de todo, comparte conmigo el amor por Café Tacvba. He aquí el resultado:

 

1-2-3 trae un sonido nuevo para ellos, creo que nunca lo habían explorado. Es ochentoso pero moderno, como entre Pharrell Williams y Jamiroquai. En cuanto a la letra, con ellos siempre me pasa que me tardo un rato en encontrar de qué va la canción y hasta la segunda o tercera vuelta es que logro comprenderla. Es un contenido fuerte, necesario. Me gustó.

 

Matando es rara, explora un lado vocal de Rubén mucho más maduro, uno que antes no escuchábamos y al que quizá no estamos tan acostumbrados. Siento que esta conserva una esencia más tacvbosa, con madurez diría yo. Es de esas rolas que probablemente no se vuelva hit, pero que no es mala. Algo en su sonido tiene un guiño a Cerati, eso me gustó.

 

Automático no me gustó. Siento que es una de esas rolas que se fueron quedando de otros discos y quisieron ir evolucionándola pero siempre se quedaba fuera. Me da la impresión de tener como varias capas de intentos de sonidos que nomás no funcionaron.

 

Enamorada tiene un bajeo interesante, me gusta la idea de que sea cantada desde una perspectiva femenina. Es muy del estilo de lo que podíamos escuchar en los buenos tiempos del Vive Latino. Me parece que es un sonido del tipo Panteón Rococó meets Café Tacvba. Es extraño porque es un sonido nada nuevo, pero para ellos sí, pues no es el tipo de cosas que hacían antes. Una cosa admirable de Café Tacvba, que siempre ha explorado sonidos de todo tipo.

 

Fvtvro fue sencillo, con ella empezamos el año y me parece una rola extremadamente rara pero chingona. Tiene ese sonido tan de ellos, como muy chilanga.

 

Resolana de luna suena como otra rola de tiempos Vive Latino. Tiene un sonido entre Jumbo y La Gusana Ciega pero atacvbado. No me llegó, a pesar de estar tan cerca de cosas que en su momento me llegaron, me pareció una rola más del montón.

 

El mundo en que nací sí me latió, pero nuevamente no es para nada el sonido Tacvbo. Me da como entre Jorge Drexler y Kevin Johansen; bonita, pegadora, de esas que todos van a dedicar. Pero siento que es una emotividad inevitable de papá escribiéndole a sus bebé, como les pasa a todos, que es un sentimiento universal, pero que al hacerlo canción se vuelve muy de esa persona y no de todos. Igual me latió.

 

Aquí me detengo para hacer una reflexión con respecto al sonido Tacvbo, pues sí, la banda ha seguido evolucionando con los años y es un grupo del cual se agradece su exploración, pero siempre han tenido un algo que hace que digas “ah, claro, esa rola es de los tacvbos” y en este caso, siento que este es el disco que menos suena a ellos.

 

Me gusta tu manera es un reggaetón irónico. Por una parte me da un poco de reserva que quizá pueda perderse su ironía y acabar siendo algo que no era, aunque tal vez eso no sea del todo malo. Es rara, tiene un no sé qué. Me pareció divertida, para cotorrear en la fiesta, como para bailar cachondamente con la persona que te gusta pero en esa esencia irónica propia de la rola.

 

Vaivén es quizá la que más se acerca al sonido de El objeto antes llamado disco. Igual explora una madurez vocal de Rubén y creo que yo la podría considerar el hilo conductor entre el disco anterior y el nuevo, pero no me dijo nada más. Tiene por ahí un guiño a La Maldita Vecindad.

 

Que no, me pasó lo mismo, ese no es el sonido Tacvbo. Tiene momentos de los 2000, Vive Latino y a la vez no. Es discreta, busca su genialidad en otras cosas, pero no lo logra. Me suena a una de esas canciones que podría perfectamente cantar Leonardo de Lozane y me haría más sentido.

 

Diente de león tiene lo mismo, un sonido ajeno y tampoco me gustó. Vocalmente no propone mucho, tiene como un momento que me evocó The Rocky Horror Show y a la vez regresa a ese sonido Rock en Español, Vive Latino, año 2004. Hacia el final parece retomar un aire Tacvbo pero lo vuelve a perder.

 

Disolviéndonos es, de nuevo, ese mismo sonido del que tanto vengo hablando, cuando el Vive Latino era genial. La guitarra tiene todo el estilacho. Pero la rola no es tan genial, no me gustó, no me movió, no me dijo nada.

 

Celebración, en contenido, es muy Rubén, pero en sonido, nuevamente se aleja de su esencia. No me gustó el principio, cuando rompe de pronto parece agarrar más forma pero mñe, no pasa de ahí.

 

Me quedé con ganas de más, con ganas de su sonido, de sus exploraciones como parte de un mismo todo, no sé, no estoy convencida del todo. Rescato 1-2-3, Enamorada, Me gusta tu manera y Fvtvro.

 

Ahora, alguien podría decirme ¿por qué Un par de lugares, que fue sencillo, no aparece en el disco?

Anuncios

2014-11-11 21.31.53

La primera vez que fui a un concierto de Café Tacvba fue en 1999, cuando se presentaron gratis en el Zócalo de la Ciudad de México y mis compañeros y yo convencimos a nuestro maestro de música de que nos mandara de tarea… y aceptó.

Fue mi primer concierto de rock y desde ese momento me enamoré de la sensación. Al año siguiente llegó mi primer Vive Latino, al cual asistí en total en 8 ocasiones. Pero volvamos a Café Tacvba.

Entre sus apariciones en el Vive Latino, sus presentaciones gratis en el Zócalo y las 3 maravillosas ocasiones en que he podido ir a verlos en vivo, a ellos solos, he coleccionado una buen cantidad de gratos recuerdos. Recuerdo haber amado el Popurock, cuando lo cantaron de sorpresa en un Vive Latino y todas las bandas involucradas habían participado en aquel festival. Recuerdo haber gritado hasta el cansancio para obtener un Encore de 8 canciones, pero lo que más recuerdo es la maravillosa sensación que tenía al salir de cada uno de sus conciertos y presentaciones; anoche no fue la excepción.

Para abrir las 7 increíbles fechas de lleno total en el Auditorio Nacional, los Tacvbos nos regalaron una noche inolvidable. Si tienes TOC, Asperger o Autismo, el concierto estaba deliciosamente ordenado para escuchar el Re en el orden en el que debe de ir: exactamente como viene en el disco. Es quizá la primera vez que voy a un concierto (de rock) en donde sé exactamente qué canción sigue y la espero con ansias.

No sé si puedo pronunciar que mis acompañantes y yo somos los más grandes fans de Café Tacvba, pero una cosa es segura, el Re nos lo sabemos de pies a cabeza con una precisión casi envidiable. Al parecer este no era el caso de la mayoría de la gente a nuestro alrededor, quienes nos veían asombrados porque con cada una de las canciones brincábamos, gritábamos, bailábamos y aplaudíamos, sin dejar de cantar ni una sola palabra (ni siquiera y bailando caballito con la banda cafecitos, cómo no lo va a lograr, que aunque no nos sale siempre, intentamos cantar).

El promedio de edad del público era bastante lógico y natural: de 30 para arriba. Y es que cuando fueron sus 20 años, el Foro Sol estaba lleno de chamacos que se sorprendían con canciones que en su (corta) vida habían escuchado, provenientes de sus primeros discos o de los menos conocidos. Y el año pasado el Palacio de los Deportes quedó en un incómodo silencio cuando tocaron 6 rolitas del Revés/Yo soy.

10615576_10152809998010485_6494467048032809058_n

Un detalle que llamó mi atención fue el hecho de que entre los asistentes podíamos ver parejas con sus hijos que iban de entre los 6 y los 15 años, con sus gorritos de Gallo Gas, súper prendidos y listos para la acción. Lo había visto ocurrir en otros conciertos pero en este fue mucho más evidente.

Si bien el año pasado pude encontrar un concierto muy maduro, creo que ahora los maduros éramos nosotros y Rubén se dedicó a disfrutar cada instante de nuestra presencia. A lo largo de la noche soltó varias carcajadas acompañándonos en el maravilloso malentendido que es un concierto de semejante calibre. Quizá el momento cumbre de la noche fue cuando (anunciada y esperada) llegó El Baile y el Salón, aunque algunos que se notaban poco conocedores, la pidieron un poco antes de lo que iba y los que nos sabemos el disco como autistas dijimos ¡Todavía no va!. Todos y cada uno de los asistentes al concierto, junto con los integrantes del grupo, participamos en un orgasmo musical colectivo cantando Paparupapa eu eo, la mayor cantidad de veces seguidas que he tenido oportunidad de corear su grito de guerra, con la compañía de la banda.

Momentos deliciosos como ver a Rubén bailar 24 horas, compartiéndonos su energía y felicidad. El ya famoso momento de Déjate caer donde nos regalan un baile maravilloso o los otros momentos autistas como cuando cantaron La Negrita completa y yo pude corear la parte del fade-out porque siempre le subía el volumen para aprendérmela, o cuando cantaron El Balcón y a nuestro alrededor nadie más se sabía la letra con la misma precisión que nosotros.

Tampoco se trata de que mi reseña sea un alarde de mis conocimientos casi enciclopédicos del Re, pero fueron esos detalles los que hicieron de esta noche algo inolvidable. Quizá al compartir las experiencias con otros asistentes, podamos encontrar coincidencias en la vivencia.

Cuando llegó la hora de las complacencias, un Auditorio Nacional a reventar pedía sus canciones favoritas. Rubén nos dijo Si ven que el de a lado está gritando una rola diferente, únanse a su grito, así son más y podemos entendernos, porque yo ya estoy sordo ¡y no entiendo un carajo! Eso hicimos y conseguimos lo que queríamos, aunque mencionó que Las Batallas no la traían montada.

Lo único que yo cambiaría, sería la falta de Encore. El año pasado Rubén cantó dos canciones en calcetines, después de haber regalado sus Panam amarillos (de los que todavía no tengo un ejemplar). En cada concierto sabemos que podemos contar con una respuesta favorable al clásico coro de Otra, otra, pero esta no fue la ocasión. Nos dijeron adiós y lo cumplieron. Quizá sea que me mal acostumbraron a conciertos de 3 horas o 3 horas y media, (aunque dadas las condiciones en las que me encuentro en este momento dudo haber podido aguantar más de las 2 horas que duró este) pero me faltó por lo menos un regalito de despedida para cerrar tan monumental experiencia llena de detalles fantásticos que quedarán en mi memoria.

Espero con ansia la siguiente gira de uno de los grupos de rock mexicano más significativos de la historia. Mientras a descansar y reponer fuerzas porque un concierto en martes, dentro de una semana laboral que terminará en domingo, definitivamente va a provocar que se requiera mucho valor y fuerza para llegar al final de la semana.

Café Tacvba 1

Hace 4 años tuve la fortuna de presenciar un concierto mágico, lleno de recuerdos y viejas rolas que evocaron en los asistentes las memorias de los 20 años que acompañó Café Tacvba. Entre el público se podía ver rostros mayores de aquellos que han estado con ellos desde el principio y que quizá no conocían el disco nuevo, también estaban aquellos jóvenes que apenas rozaban los 20 años, cuyos rostros extrañados hacían notar que sólo conocían las canciones nuevas.

Ahora me encontré un poco más lejos de ellos que de costumbre, pues por lo regular suelo aventurarme entre la masa de gente para estar tan cerca como me sea posible. Esta ocasión no lo permitió pero la experiencia no dejó nada a desear, así, a lo lejos, pude disfrutar de todas y cada una de sus canciones.

Los asistentes en esta ocasión rondaban los 30, unos años para arriba, unos años para abajo. Algunas excepciones de cabelleras canosas y una niña como de 5 años con su gorro de Gallo Gas, parada en su asiento mientras cantaba a todo pulmón junto con su padre. Todos los presentes dejamos ahí nuestra energía, alma y pulmones. Los viejos seguidores apreciábamos lo instrumental mientras los nuevos desconcertados no comprendían por qué no cantaban nada.

A través de las pantallas se notaba que los años han pasado a través de los Tacvbos, arrugas y pancitas se dejaban ver, pero su energía es igual o más impresionante que siempre. Rubén/Zopilote saltaba a lo largo y ancho del escenario animando a la gente que gritaba desesperada al verlo alzar los brazos. En los breves momentos en que se preparaban para la siguiente canción, la banda gritaba el ya clásico “Oe oe oe oe, Café, Café”, a lo que Rubén respondía moviendo los brazos animándonos a seguir, agradeciéndonos la gran muestra de apoyo y entrega.

Café Tacvba 2

Muy al principio nos deleitaron con El Baile y el Salón, de alguna forma sabían que tarde o temprano corearíamos el llamado de todos los Tacvbos “Paparpapa eu eooo” y decidieron no hacernos esperar. Alternando el disco nuevo con todos los anteriores, interpretaron todas y cada una de las rolas de El Objeto Antes Llamado Disco. María la cantamos casi solos con Joselo, Rubén lo abrazaba.

Hubo un pequeño intermedio donde la mayoría permanecimos sentados descansando las piernas y las gargantas y asumimos que ellos hacían lo mismo. Aunque algunos fanáticos no dejaron de chiflar y gritar para hacerlos salir. Al volver, Meme y Eres, seguido de Aprovéchate, uff. Un instante donde todas caímos rendidas ante su dulce voz mientras Rubén visitaba a la banda que quedaba a sus espaldas.

El extravagante traje de Zopilote, un sweater tejido con guantes, capa, plumas y toda la cosa, un gorro con audífonos y sus tenis panam amarillos. Sólo Rubén puede ponerse eso, verse bien y hacer que todos deseemos tener un traje igual. Extendía las alas en un éxtasis que compartía con la banda, todos al unísono sintiéndonos uno mismo. Otro breve instante que nos dejó a la espera de lo que seguía, al borde del asiento algunos pensaban seguro esa es la que no me gusta cuando… Déjate Caer comenzó a sonar. Todos sabíamos a dónde llevaría esa rola, uno de los momentos más excitantes de los conciertos de Café Tacvba justo después de que lanzaran Valle Callampa.

Y sí, poco a poco fueron dejando sus instrumentos, las luces se atenuaron para dar pie a la sorpresa que todos esperábamos. Justo al centro del escenario donde horas antes se irguiera un árbol aparecerían ellos, cada uno en una esquina del cuadrado para hacer LA coreografía.

Café Tacvba 3

No podían dejar de deleitarnos con la Chilanga Banda, un auditorio lleno de eso que no dejó pasar el momento para cantar junto con Rubén y al final dedicar esa mentada con todo el acento y sentimiento de los que vivimos en la bella Ciudad de México.

En pocos momentos a lo largo de las más de 3 horas de concierto se pudo ver al público sentado, las sillas eran para las bolsas y chamarras que no eran necesarias con el calor de los fans. Bailamos, brincamos, zapateamos, coreamos, reímos, lloramos, nos abrazamos. Agotados y sudando pero queriendo más y más. Rubén avisó que el concierto estaba por terminar, la respuesta era obvia, nadie quería que terminara.

Después de que Rubén se quitara los tenis y los aventara al público afortunado que si alcanzó y le alcanzó para estar ahí, se despidieron sabiendo que los haríamos volver y así lo hicimos, volvieron con Espacio lo que aflojó un poco los ánimos, cerrando finalmente con Las Persianas y dejando en todos ese buen sabor de boca de que ha sido uno de los mejores conciertos a los que hemos asistido.

A la salida las ofertas de tazas, plumas, fotos, playeras, sudaderas, stickers, llaveros, posters, hasta la capa del Zopilote. En algunos puestos se escuchaba alguna rola que todos coreábamos mientras avanzábamos. Se notaba el cansancio y la felicidad en cada uno de los que caminábamos para salir de ahí y llegar a nuestros hogares a comentar el punto y ver qué tal quedaron las fotos que tomamos.

Café Tacvba 4

Unos Tacvbos más maduros, un público más maduro, en general una experiencia más madura donde no es necesario estar en los madrazos, es hasta preferible para disfrutar de estos maestros que han acompañado las juventudes de tantas generaciones. Sin duda ha sido uno de los mejores conciertos a los que he ido, los disfruté de pies a cabeza sin importar que ahora me duele todo, de pies a cabeza. Esta experiencia que desearía haber podido compartir con todos los que crecieron conmigo, los que crecimos con ellos.

La fiesta es breve y la contaré primero. Cité a todos los amigos fherchosos en taxqueña, estuve poco más de dos horas esperando al amigo que me prestó la casa pero nadie más llegó. En casa de mi amigo fherchoso que prestó la casa estaban el pollo y el amigo del pollo. Fuimos nomás cuatro personas y el papá de mi amigo fherchoso que prestó la casa nos puso a cocinar, conocimos al cuyo de mi amigo fherchoso que prestó la casa y ya. Fué triste, nunca me habían plantado de esa forma, pero me consolaba el saber que vería a mis Tacvbos al día siguiente.

Aquí la foto con el cuyo.

Cuyo

Tacvbazo

Llegué dos horas antes de la hora indicada en el boleto, o sea a las 6:00 p.m. Dado que mi boleto era General B tuve que dar toda la vuelta que damos usualmente cuando vamos al Vive Latino.

Llegada

Después de recorrer el pasillo vacío, pues usualmente ahí encontramos el tianguis. Pasé el asunto de seguridad, no cortaron mi boleto, lo cual me extrañó, una larga caminata hasta la entrada correspondiente y entonces me encontraba yo en mi sección.

Entrada

Me acerqué poco a poco, notando que casi no había llegado la banda. Por lo menos en mi sección. Las gradas estaban casi vacías. Poco a poco fui llegando a la parte de hasta adelante y tomé asiento. El sol estaba canijo.

Bandera

Aquí podemos apreciar que estaba casi hasta adelante y se puede ver la valla que nos dividía de la gente que tuvo el dinero completo y a tiempo.

Después de una hora de espera, nos pusimos de pie, mi amigo fherchoso que me acompañaría al concierto no llegaba. Hice una amiguita fherchosa nueva que también iba sola y nos juntamos para no estar solas, o para estar solas juntas, como quieran verlo.

P1020178

La banda comía ricas paletas y los vendedores nos rondaban cual zopilotes.

P1020179

Aquí mi nueva amiga Fherchosa.

Vale y Fher

La adrenalina comenzaba a recorrer nuestros cuerpos, se acercaba la hora del comienzo y cada vez estábamos más ansiosos. Cada minuto nos apretábamos más y cabíamos menos. Los vendedores insistían en pasar por donde ya no había espacio. El foro se llenaba cada vez más. Las gradas que en un inicio estaban casi desiertas, ahora estaban llenas.

Gradas y bandera

En la pantalla, que no veíamos porque el sol seguía presente, nos pasaban una y otra vez el comercial de Paris Hilton buscando a su nueva BFF. ¡Guácala! Ya estábamos hartos y ansiosos. Pasaron las 8 y no pasaba nada. Nos apretábamos más y más cuando de pronto…

Inicio

Y en la pantalla

Pantalla

Una serie de imágenes de la historia del grupo.

La emoción era incontenible, escuchábamos música tranquila y la mayoría no estábamos seguros de que ya estuvieran ahí, eran las 8:30 pasaditas.  Incluso un sujeto gritó de pronto “¿Alguien me puede decir si ya están en el escenario?”. Una chica le respondió. “Todavía no, yo te aviso”, los demás le avisamos que sí, que ya estaban ahí.

Entonces, de pronto, de la nada, comenzaron a tocar Pinche Juan. La banda se alborotó rapidísimo y todos comenzamos a saltar. Siguió No controles, Rarotonga, Alármala de Tos y Labios Jaguar.

Para ese momento la banda estaba demasiado intensa y poco a poco fuimos pidiendo que se calmaran porque ibamos para atrás y para adelante, yo incluso no tocaba el piso.

Seguimos con La zonaja, Cometer suicidio y Qué pasará.

Luces1

El escenario no estaba completamente iluminado, el sol había desaparecido y nos movíamos tanto que las primeras fotos que tomé salieron un poco borrosas, pero ésta en especial me gustó. Tiene un buen efecto.

Rubén dijo que le gustaría que estuvieramos todos juntos, que estuvieran más cerca de nosotros, aunque físicamente era imposible, estaban con nosotros de corazón.

Podíamos ver muchas cámaras en el horizonte, cuando algún cariñoso y generoso novio decidía subir a su novia en sus hombros, nosotros enfurecíamos, pues sobre todo, cuando una no cuenta con una buena altura, tiene que saltar para verlos. Encima con estorbo es muy desesperante.

Bandera2

La banda estaba a todo lo que daba, escuchamos muchas muchas canciones, la verdad no recuerdo la lista completa.

Entre lo que recuerdo, les puedo decir que tocaron Chilanga Banda, Ingrata, Chica Banda, Las persianas, Recuerdo prestado, Encantamiento inútil, Eres, Eo, El baile y el salón, Bar Tacvba, María, Amor Violento, Mediodía, Cero y Uno, El aparato, El metro, Las Flores, El puñal y el corazón, Tengo Todo, Volver a comenzar, Déjate Caer, El fin de la Infancia, El Ciclón, La Huasanga, Ojalá que llueva Café, Cómo te extraño  y Quiero ver.

Tacvbos1

Cuando tocaron Chilanga Banda, todos enloquecimos y definitivamente mi corazoncito chilango se despertó. El baile y el salón, tan esperada siempre, tan coreada cuando deseamos que salgan al escenario o que la canten, causó total sensación y casi lloramos cuando comenzó.

Tacvbos2

Grabé varios videos que después editaré y subiré, por supuesto tendrán la exclusiva jajaja.

Nos sorprendió encontrar a Rubén con la mata larguísima.

Para María, Ofelia Medina hizo su aparición escenificando la canción y lo disfrutamos enormemente, fué muy divertido. Rubén la llamó “La comandante Ofelia”.

Rubén

Encantamiento inútil, siendo una de mis favoritas, no fué tan coreada. Supongo que no todos se la sabían, aunque la disfrutaron mucho.

Tacvbos3

Ésta foto es de mis favoritas.

Por supuesto, Eres fué un éxito, todos la cantamos y la disfrutamos. Cada quién pensando en su cada cual.

A las 10:30 hicieron un breve receso, hubo quienes se fueron pensando que todo había terminado. En las gradas hicieron la ola y los de abajo aplaudíamos, los seguíamos con la mirada, eventualmente también hubo las tradicionales mentadas de madre. Después de hartarnos, ellos volvieron.

Tuvimos también las complacencias, pero dado que no podían escuchar que todos gritábamos Chica Banda, fueron cantando las que se les fueron ocurriendo y nos hicieron felices a todos. La primera de las complacencias, si no recuerdo mal, fué El Metro.

Tacvbos4

A las 11:11 dieron la primera llamada para los que tuvieran que irse en metro, pues como dijo Rubén “Luego no digan que no avisamos, es nuestra responsabilidad.”

Tacvbos5

Muy cerca de nosotras, había un sujeto con un sueter de rayas, que enloquecía a la menor provocación y pretendía hacer una bola de slam en donde estábamos. Fuimos pisadas varias veces por una serie de sujetos inmensos que enloquecieron de igual forma. Gracias a tantos Vive Latino he aprendido a defenderme de esas cosas jajaja.

Obviamente Déjate Caer con su respectivo baile, fué la sensación que siempre es.

Tacvbos7

Finalmente, mi nueva amiga Fherchosa y yo nos salimos de entre la multitud que nos tenía atrapadas para ir a sentarnos un momento y conseguir agua. Pues el sujeto de las aguas no apareció nunca, después de empezado el concierto. El otro sujeto del sueter de rayas estaba nuevamente junto a nosotras, ahora bebiendo cerveza y tranquilamente sentado.

El piso vibraba, todos estábamos muy contentos y llenos de energía, no queríamos partir. No queríamos que se terminara.

Tacvbos8

Tocaron un par de canciones más y después de 4 horas de concierto nos invitaron amablemente a salir del Foro.

Fué una odisea salir, pero valió la pena semejante concierto. En el zócalo se habían aventado 3 horas, 3 horas y media pero ahora fueron 4 maravillosas horas de Café Tacvba que nunca olvidaré.

***

Aquí, las playeras. A la izquierda, la que llevé puesta, comprada en el Vive Latino 2008. A la derecha, la que compré por 50 pesitos en la huída.

Playeras1

Y la parte de atrás.

Playeras2

Aquí, mi boleto y el boleto de metro que ya no usé jajaja.

Boletos

Fuimos 60 mil personas. Creo que sí fué un éxito.

***

Actualización:

Como ustedes saben, es bien difícil acordarse de exacta y absolutamente todo cuando uno vive semejante cúmulo de emociones, pero gracias al internet y mis maravillosas investigaciones, creo que tengo el setlist correcto del concierto. Aquí se los dejo y si tienen algún comentario o corrección, me avisan.

La 9
El Borrego
Pinche Juan
No Controles
Alármala de Tos
Labios Jaguar
Rarotonga
La Zonaja
Cometer Suicidio
¿Qué Pasará?
Recuerdo Prestado
Puntos Cardinales
Bicicleta
El Baile y el Salón
Metamorfósis
Tengo Todo
Amor Violento
Déjate Caer
Las Flores / La Huasanga
Ojalá Que Llueva Café
El Aparato
Esa Noche
María
Como Te Extraño
El Puñal y El Corazón

Encantamiento Inútil
Lento
El Espacio
Volver a Comenzar
Agua
Quiero Ver
Eres
Chilanga Banda
La Ingrata
Cero y Uno
Eo (El Sonidero)
Las Persianas
El Fin de la Infancia
El Metro
Bar Tacuba
Mediodía
La Locomotora
Ésta vez
La Chica Banda / El Ciclón / Pinche Juan

Hoy fui a comprar mi dichoso boleto porque por cosas del destino no había podido hacerlo antes. Iba yo muy segura, pero la sujeta del ticketmaster me dio la noticia de que ya no había hasta adelante.

Casi lloro, porque ese, era mi temor, que cuando tuviera el dinero ya no hubiera boletos. Tras unas cuantas lamentaciones y suspiros, me resigné pues a gastar 350 pesos menos y adquirir el boleto que le seguía. Finalmente no es tan terrible. No podré ser salpicada por su sudor ni escuchar lo que se dicen entre ellos, pero podré estar presente y disfrutar el concierto.

Les traeré por supuesto, la crónica al respecto, lamentablemente, al Vive Latino no podré asistir pues sucede que el sábado 27 tengo dos exámenes y por si fuera poco, no tengo el dinero suficiente para boleto y transporte. Éste año me lo perderé.

Café Tacvba, si iré, prepárate jajaja.

Estaba leyendo las noticias que aparecen cuando uno cierra su correo electrónico, cuando veo una nota que por supuesto llamó mi atención. Lo primero era el hecho en sí, después noté un error que resultó hasta cómico.

Decidí poner la información aquí por dos razones, informar a los fanáticos de Café Tacvba y hacer notorio el error antes mencionado. La nota, tal cual la encontré, dice así:

Gira de Café Tacvba se ve afectada por virus AHN1N1

Las medidas de prevención que se están tomando en todo el mundo con respecto a la epidemia del virus AH1N1 siguen golpeando al medio de espectáculo. En esta ocasión los afectados son los fanáticos de Café Tacvba en Venezuela, quienes el próximo sábado 23 de mayo presenciarían parte de la gira del 20 aniversario de la banda mexicana.

Lo anterior fue dado a conocer por la productora del evento, Water Brother, cuyo comunicado dice lo siguiente: “Informamos al público en general y a los medios de comunicación que debido a medidas preventivas por el brote de epidemia del virus AH1N1, nos vemos en la obligación de cancelar la presentación del espectáculo `Gira 20 años, 20 ciudades´ de la agrupación Café Tacvba pautado para este sábado 23 de mayo en el Anfiteatro del Sambil (…) Pedimos disculpas a todo el público por los inconvenientes que esto pueda causarles y estaremos informando oportunamente el reinicio de esta exitosa gira”.

A pesar de que aún no se ha dado a conocer un comunicado oficial por parte de la banda con respecto a la modificación de fecha de este concierto, es un hecho que dicho concierto se llevará a cabo en el transcurso del año.

La página original, aquí.

Y bueno, yo espero de todo corazón que no pospongan la fecha del 13 de junio en el Foro Sol, porque estoy a punto de adquirir mis boletos y me daría terror saber que no fui al Vive Latino por no ir al concierto de Café Tacvba.

Pero cómo ven, pasó de Influenza porcina a Influenza humana, después a virus A(H1N1) y ahora es el maravilloso AHN1N1 jajajajaja.