Jei Beibi.jpg

Llevo varias semanas, si no es que meses, tratando de sentarme a escribir algo para compartir aquí, pero los temas son tantos y tan variados que cuando comienzo con un tema, me distraigo con el otro y no logro terminar ninguno de ellos.

 

Todos son temas densos, de los que tengo mucho que opinar, de los que todos tenemos algo que decir, ganas de alzar la voz y bueno, cuando me sienta más preparada, lo haré.

 

Así que por ahora, quiero abordar un tema más… ligero quizá, que es el nuevo disco de Café Tacvba: Jei Beibi.

 

Por diversas razones, motivos y circunstancias, el 5 de mayo me fue imposible escuchar el disco y el tiempo fue sucediendo hasta que ayer, finalmente, pude dedicarle los poco más de 51 minutos que requiere esta empresa.

 

Como la adorable obsesiva que soy, decidí ir haciendo mi reseña en tiempo real, con uno de mis mejores amigos que, además de todo, comparte conmigo el amor por Café Tacvba. He aquí el resultado:

 

1-2-3 trae un sonido nuevo para ellos, creo que nunca lo habían explorado. Es ochentoso pero moderno, como entre Pharrell Williams y Jamiroquai. En cuanto a la letra, con ellos siempre me pasa que me tardo un rato en encontrar de qué va la canción y hasta la segunda o tercera vuelta es que logro comprenderla. Es un contenido fuerte, necesario. Me gustó.

 

Matando es rara, explora un lado vocal de Rubén mucho más maduro, uno que antes no escuchábamos y al que quizá no estamos tan acostumbrados. Siento que esta conserva una esencia más tacvbosa, con madurez diría yo. Es de esas rolas que probablemente no se vuelva hit, pero que no es mala. Algo en su sonido tiene un guiño a Cerati, eso me gustó.

 

Automático no me gustó. Siento que es una de esas rolas que se fueron quedando de otros discos y quisieron ir evolucionándola pero siempre se quedaba fuera. Me da la impresión de tener como varias capas de intentos de sonidos que nomás no funcionaron.

 

Enamorada tiene un bajeo interesante, me gusta la idea de que sea cantada desde una perspectiva femenina. Es muy del estilo de lo que podíamos escuchar en los buenos tiempos del Vive Latino. Me parece que es un sonido del tipo Panteón Rococó meets Café Tacvba. Es extraño porque es un sonido nada nuevo, pero para ellos sí, pues no es el tipo de cosas que hacían antes. Una cosa admirable de Café Tacvba, que siempre ha explorado sonidos de todo tipo.

 

Fvtvro fue sencillo, con ella empezamos el año y me parece una rola extremadamente rara pero chingona. Tiene ese sonido tan de ellos, como muy chilanga.

 

Resolana de luna suena como otra rola de tiempos Vive Latino. Tiene un sonido entre Jumbo y La Gusana Ciega pero atacvbado. No me llegó, a pesar de estar tan cerca de cosas que en su momento me llegaron, me pareció una rola más del montón.

 

El mundo en que nací sí me latió, pero nuevamente no es para nada el sonido Tacvbo. Me da como entre Jorge Drexler y Kevin Johansen; bonita, pegadora, de esas que todos van a dedicar. Pero siento que es una emotividad inevitable de papá escribiéndole a sus bebé, como les pasa a todos, que es un sentimiento universal, pero que al hacerlo canción se vuelve muy de esa persona y no de todos. Igual me latió.

 

Aquí me detengo para hacer una reflexión con respecto al sonido Tacvbo, pues sí, la banda ha seguido evolucionando con los años y es un grupo del cual se agradece su exploración, pero siempre han tenido un algo que hace que digas “ah, claro, esa rola es de los tacvbos” y en este caso, siento que este es el disco que menos suena a ellos.

 

Me gusta tu manera es un reggaetón irónico. Por una parte me da un poco de reserva que quizá pueda perderse su ironía y acabar siendo algo que no era, aunque tal vez eso no sea del todo malo. Es rara, tiene un no sé qué. Me pareció divertida, para cotorrear en la fiesta, como para bailar cachondamente con la persona que te gusta pero en esa esencia irónica propia de la rola.

 

Vaivén es quizá la que más se acerca al sonido de El objeto antes llamado disco. Igual explora una madurez vocal de Rubén y creo que yo la podría considerar el hilo conductor entre el disco anterior y el nuevo, pero no me dijo nada más. Tiene por ahí un guiño a La Maldita Vecindad.

 

Que no, me pasó lo mismo, ese no es el sonido Tacvbo. Tiene momentos de los 2000, Vive Latino y a la vez no. Es discreta, busca su genialidad en otras cosas, pero no lo logra. Me suena a una de esas canciones que podría perfectamente cantar Leonardo de Lozane y me haría más sentido.

 

Diente de león tiene lo mismo, un sonido ajeno y tampoco me gustó. Vocalmente no propone mucho, tiene como un momento que me evocó The Rocky Horror Show y a la vez regresa a ese sonido Rock en Español, Vive Latino, año 2004. Hacia el final parece retomar un aire Tacvbo pero lo vuelve a perder.

 

Disolviéndonos es, de nuevo, ese mismo sonido del que tanto vengo hablando, cuando el Vive Latino era genial. La guitarra tiene todo el estilacho. Pero la rola no es tan genial, no me gustó, no me movió, no me dijo nada.

 

Celebración, en contenido, es muy Rubén, pero en sonido, nuevamente se aleja de su esencia. No me gustó el principio, cuando rompe de pronto parece agarrar más forma pero mñe, no pasa de ahí.

 

Me quedé con ganas de más, con ganas de su sonido, de sus exploraciones como parte de un mismo todo, no sé, no estoy convencida del todo. Rescato 1-2-3, Enamorada, Me gusta tu manera y Fvtvro.

 

Ahora, alguien podría decirme ¿por qué Un par de lugares, que fue sencillo, no aparece en el disco?

Anuncios