Yo estudié la secundaria y la preparatoria en el Centro de Educación Artística (Cedart) “Diego Rivera”. En total, con un año intermedio, estuve 7 años en esa escuela.

Hoy soy ex cedartiana, y eso significa muchas cosas para todos los que lo somos.

¿Qué es ser ex cedartiano?

Es conocer a todos los que pasaron por ahí durante tu estancia, desde los que estaban cuando llegaste hasta los que entraron cuando te fuiste. Es haber vivido experiencias que te cambian la vida, a lado de gente que está tan loca como tú. Es tener chistes tan únicos y locales que resulta imposible tratar de explicarlos a quien no estuvo ahí cuando nacieron.

Haber reído, llorado, cantado, actuado, bailado y sudado a lado de tus compañeros, con quienes te vestiste y te desvestiste infinidad de veces sin el mayor pudor, desarrollando técnicas para quitarte y ponerte la ropa sin estar desnudo en ningún momento. Haber puesto apodos a tus maestros, a quienes les hablas te tú, hacerles bromas, compartir cigarros y bebidas con ellos y hasta bailar con el sonido de su claxon.

Es levantarse en las mañanas y que la sola idea de ver a tus amigos te animara a saltar de la cama e ir a la escuela para pasar el día con ellos, tus hermanos. Que cuando te preguntaban ¿en qué escuela vas? te vieran extrañados al escuchar la respuesta, sin tener idea de lo que significa. Organizar manifestaciones artísticas, performances, exposiciones y demás… a lado de tus hermanos.

Hacer fogatas en el parque y ser perseguidos por la pasita, tener batallas campales de pasto y tierra, mojarse en la fuente, inventar coreografías con tus hermanos, hacer videos, dormir en algunas clases, reír en muchas otras. El hecho de que irremediablemente serás pareja de alguien que fue o es pareja de algún compañero… aún al pasar de los años.

Que después de 15 años de haber cruzado las puertas por primera vez, sigues hablando con tus compañeros, los ves para tomar café, haces reuniones por el simple gusto de verlos y de juntar a 6 generaciones en una misma fiesta para recordar tantas y tantas historias que ya habías olvidado.

Es ver a los nuevos cedartianos y sentirte identificado, sentirte uno de ellos aunque ya tienes la edad de ser su maestro. Que tu uniforme sea ahora tu pijama favorita. Reencontrarte con alguien al pasar el tiempo, y que aunque quizá no eran los mejores amigos, se reconstruyen los lazos.

Es tener 427 amigos en facebook y que unos 350 de ellos son gente del Cedart o que los conociste gracias a él. Que siempre vas a estar conectado por esta escuela y que vas a encontrar gente de otros Cedarts en las fiestas. Es haber vivido los mejores años de tu vida junto a tus mejores amigos de la vida. Una forma de pensar, de sentir, de ver el mundo. Es tener hermanos, todos nosotros lo somos, aún cuando no hayamos estado al mismo tiempo, o en el mismo Cedart.

Algo que no se puede explicar, pero que crea lazos tan fuertes que ni el tiempo ni las diferencias podrán romper. Todos los cedartianos y ex cedartianos, somos hermanos, sin importar nada más.

Anuncios