Pues resulta que anoche tuve uno de esos sueños bien misticosos que te dejan pensando al día siguiente. La verdad los detalles son vagos pero el asunto era que por alguna razón, me reecontraba con unos amigos.

Amigos a los que hace mucho tiempo no veo, que se fueron a vivir a otro lado, que se quedaron cuando yo me fuí o que nos perdimos la pista. Eran cuates de distintas épocas y círculos de mi vida pero estuvo sumamente intenso, iban apareciendo a lo largo de una reunión y me ponía a platicar con ellos.

También, recuerdo que pues con el paso de éstos años, ellos se habían casado, tenido hijos y esas cosas que pasan a ésta edad verdad. Me desperté bien contenta, como si los hubiera visto en la vida real. Y pues me quedé girando con eso todo el día.

Uno de esos amigos me dejó pensando. A él lo conocí en una compañía de teatro a la que pertenecí, desde el primer día nos hicimos amigos y nos llevábamos muy bien. Nos mensajeabamos, eramos los únicos con celulares que hacían eso jojojo. Nos decíamos cosas bien chotas como “Hola cosa”, “¿Cómo estás cosa?”, “¿Qué onda cosa?” y demás variantes. Los dos ibamos en el Cedart, sólo que en diferentes planteles, él vivía del otro lado de la ciudad y casi siempre nos veíamos en los ensayos, antes o después de éstos.

La obra se estrenó, nos emborrachamos todos y después de eso no volvimos a vernos así bien, en castings y cosas. Hubo una reunión en un billar extraño y después de eso no volví a verlo ni saber de él.

Entonces hoy, puse su nombre en hi5, anteriormente no había tenido buenos resultados, pero ¡que aparece!.  Me enteré que ahora, como en el sueño, tiene una hija (hermosa por cierto) y pues espero establecer contacto con él.

Otro amigo, trabajamos juntos, 10 horas al día, 6 días de la semana, durante 8 meses jajaja, nos sacamos de quicio, nos dijimos cosas horribles y al final nos dijimos cosas bonitas. Sé que vive en Nueva Zelanda, que trabaja en una fábrica de alfombras y con él tengo contacto relativo de vez en cuando. Vamos, sé que por ahí anda y quizá si vuelve a venir nos tomemos un café o algo así.

Una amiga de la secundaria, eramos inseparables y las mejores amigas de todo el universo. Cuando ella entró a la prepa y yo no, nos distanciamos y finalmente ella se fué cambiando de Cedart hasta terminar en Oaxaca y depués supe que estaba viviendo en Chiapas con nuestro amigo Alí. Cuando murió Alí no supe de ella, pensé que la encontraría pero no hubo suerte. En una ocasión nos vimos, en otra nos hablamos y tiene poco más de 4 años que hablamos por última vez.

El otro día me envió un correo, una gran sorpresa, le envié una respuesta y a la fecha no ha respondido. Me llegó la noticia de que sigue en Chiapas, que tiene un hijo y que ha cambiado mucho. Espero tener contacto con ella pronto, por el medio que sea.

Y bueno, amigos variados que aparecieron en mi sueño pero éstos fueron los que me dejaron girando. De ociosa me puse a buscar el significado de los sueños jojojo. Para soñar con un amigo encontré:

a) Extraño los viejos tiempos y quiero volver.

b) Me estoy comportando de forma inmadura o de la edad que tenía cuando convivía con ellos.

c) Que hay aspectos de mi personalidad que he rechazado en el pasado pero que estoy dispuesta a afrontar y asumir.

d) Que me darán buenas noticias.

e) Que  los estimo mucho y son importantes para mí a pesar del paso del tiempo.

f) Que los extraño profundamente en mi inconsciente.

Creo que me quedo con las buenas noticias, que los quiero, que son importantes y que los extraño jajaja.

Hacía mucho que no tenía un sueño que me dejara pensando en él todo el día, supongo que, analizando un poco más profundo el asunto, he estado removiendo recuerdos y algo detonó que pensara en ellos. Dos de ellos ya entraron al mundo de tener hijos.

Los sueños, nos dicen tantas cosas y nos dejan tantas otras. Interesante ¿no?

-Actualización-

Tuve otro sueño misticoso hace tiempo, igual que el anteriormente contado, entraba yo a la universidad, pero estaba en mi prepa. Mis compañeros eran casi todos mis amigos, entre ellos, unos de un grupo particular que me acompañó toda la prepa.

Lo misticoso es que al día siguiente me encontré a uno de ellos que tenía como cuatro años sin ver, ni saber nada de él. Así, le había perdido la pista y caminando por la terminal, ahí estaba, felizmente caminando. Más misticoso todavía, él iba a venir a mi pueblo al día siguiente y quedamos de vernos por acá.

Así lo hicimos y pasamos varias horas de café y risas y nos divertimos bastante jajaja.

Anuncios