Ésto me llegó el día de hoy y por supuesto quise compartirlo con ustedes. Primero, pongo el post del Cuaderno de Saramago

Benedetti
By José Saramago

El susto fue grande, Mario Benedetti estaba en el hospital y su estado era considerado grave. Ángel González se nos fue casi sin aviso, en una fría madrugada de enero. Que ahora la vida de Benedetti estuviera en peligro allá en su distante Montevideo era algo que la preocupación aquí despertada no se resignaba a aceptar. Y, con todo, nada podíamos hacer. ¿Enviar telegramas, a la antigua usanza? ¿Mandar recados a través de algún amigo? ¿Rezar una oración por su pronto restablecimiento, si con eso no fuésemos a provocar la ira laica de Mario? Pilar encontró la solución. ¿Qué era, en verdad, Mario Benedetti, qué había sido él en toda su vida, mucho más que las múltiples profesiones ejercidas? Poeta. Entonces arranquemos sus poemas de la inmovilidad de la página y hagamos con ellos una nube de palabras, de sonidos, de música, que atraviesen el mar atlántico (las palabras, los sonidos, la música de Benedetti) y se detenga, como una orquesta protectora, delante de la ventana que está prohibido abrir, acunándole el sueño y haciéndolo sonreír al despertar. A los médicos algo se les debe, reconozcámoslo, pero nosotros, todos los que alredor del mundo hemos dado nuestra contribución personal, juntando poemas de Benedetti a los poemas de Benedetti, también hemos tenido parte en el trabajo. Mario Benedetti está mejor. Leamos entonces un poema suyo.

Entonces, accedí al link que ahí viene y encontré ésto:

Cadena de poesía por Benedetti

La idea salió de la cabeza primero, de la máquina de Pilar del Río (la mujer de Saramago) después.

Poesía por la salud de Mario Benedetti, que está internado, pasando un momento muy muy difícil.

Es una especie de cadena de oración laica, aunque Benedetti, invoca a Dios en el poema que se envía.

“Vamos a rodear a Benedetti”, dice Pilar en privado.

El mail que circula dice sencillamente:

Mario Benedetti está pasando horas malas. Hemos pensado que podíamos ponernos a leer sus poemas por todo el mundo y así ayudarlo en este momento. Un poema, por si no tenéis algún libro suyo a mano. Y por si queréis pasarlo a otros amigos.

Y adjunta:
HASTA MAÑANA

Voy a cerrar los ojos en voz baja voy a meterme a tientas en el sueño.
En este instante el odio no trabaja
para la muerte, que es su pobre dueño la voluntad suspende su
latido y yo me siento lejos, tan pequeño que a Dios invoco, pero no le pido nada, con tal de
compartir apenas este universo que hemos conseguido por las malas y a veces por las buenas.
¿Por qué el mundo soñado no es el mismo que este mundo de muerte
a manos llenas?

Mi pesadilla es siempre el optimismo:
me duermo débil, sueño que soy fuerte, pero el futuro aguarda. Es
un abismo.

No me lo digan cuando me despierte.

Los invito entonces a leer un poema de Benedetti, compartirlo aquí o en el blog, o en ambos. Enviar toda la mejor energía que tenemos y desearle siempre lo mejor a éste gran hombre.

Yo les dejo aquí uno de mis favoritos.

El olvido (Mario Benedetti)

El olvido no es victoria sobre el mal ni sobre nada,
y si es la forma velada de burlarse de la historia,
para eso está la memoria que se abre de par en par,
en busca de algún lugar que devuelva lo perdido;
no olvida quien finge olvido,
sino quien puede olvidar.

Anuncios