Últimamente mi vida ha estado un poco monótona y las cosas que debo hacer son mínimas, así que he encontrado distintas formas de pasar el tiempo.

Entre otras, me puse a bajar juegos de internet, es muy divertido, ya tengo 22, de temas diversos pero básicmente el mismo principio, simulacion. Por supuesto, en éste tipo de colecciones no puede faltar el conocido juego de Los Sims. Mientras lo bajaba, recordaba la primera vez que jugué éste juego, recuerdo haber adquirido un emulador de Gameboy que mi hermano y yo disfrutamos horrores. Después lo jugué en el Game Cube de un amigo, pero nunca logré dejar de matar a la mamá jajajaja.

Eso me hizo recordar y rescatar otras cosas de aquellas épocas adolescentes, como el Warms Armaggedon que jugábamos en vez de ensayar con la banda.

Así pues, desempolvé mis discos de Bon Jovi y los estoy disfrutando bastante, aunque estoy segura que en algún punto tuve más y no me fueron devueltos completos la última vez que los presté… Ya no voy a prestar mis cosas a los que no son mis carnalitos. Hace unos días estuve bajando otra música que escuchaba en aquellos ayeres, como Red Hot Chilli Peppers, The Cranberries, Garbage y hasta las viejitas de Molotov que escuchábamos a escondidas.

También sufrí de un terrible ataque de alergia que me ha tenido un poco decaída en éstos días, incluso hoy que veía “The Big Bang Theory”, no pude evitar sentirme como Sheldon cuando se enferma, hasta sospecho que me veo muy parecida jajajaja.

Después me quedé pensando en toda la música que ya casi no escucho, de cuando iba al Cedart, la gente que tiene poco de conocerme a veces se sorprende que me guste System of a Down, incluso la gente que me conoce bastante bien no siempre conocen mis tan variados gustos musicales.

Ésta reflexión me llevó a pensar en los gustos musicales culposos, que se dividen en dos categorías:

1.- La música que alguna vez escuchamos y nos gustó pero que ahora guardamos en una caja de zapatos y estamos sumamente apenados de su existencia.

2.- La música que nos gusta actualmente pero en ocasiones nos da pena compartir con el resto de la humanidad y vive encerrada en una carpeta de la computadora etiquetada como Varios o algo así.

En mi caso me da más pena mi caja de zapatos que la carpeta Varios jajajaja, la verdad ya casi nada de lo que me gusta ahora me da pena, siempre hay alguien con quién compartirla y si no es así, pues yo la disfruto y ¡qué bien! ¿no?.

Por si fuera poco todo éste reencuentro, me acaba de escribir mi mejor amiga de la secundaria, hace muchos, pero muchos años que no sabía nada de ella y fue una verdadera sorpresa encontrar su correo, hace como una semana le respondí pero no ha habido noticias, esperaré un poco más.

A ver con qué más me encuentro, ya les contaré.

Anuncios