Bueno, sé que tengo el blog un poco abandonado pero sigo en casa de mi madre y la conección a internet es un poco limitada. Sin embargo para no dejar de atender éste tan amado espacio, les platico que ya tengo celular de nuevo y que he seguido tomando fotografías atesorando cosas maravillosas que me encuentro en la calle. En unos días veré cómo bajar las fotos a la computadora y poder subirlas al blog.

También les cuento que he tenido la maravillosa oportunidad de convivir con mi sobrina amada y adorada. Es una niña maravillosa y yo quisiera poder estar con ella todos los días.

El punto de éste post viene en seguida, resulta que decidí acudir a la U.N.A.M. para ver qué podían hacer por mi dentadura y a qué precio. Yo sabía que ahí solo te cobran los materiales porque los estudiantes tienen que practicar y no te pueden cobrar por practicar… Cuál fue mi sorpresa al recibir la información de los costos.

Tengo que pagar $2000 de derecho a clínica, $200 de admisión, $150 del modelo de yeso y $175 de mensualidad por todo el tiempo que dure el tratamiento. Además yo tengo que ir a comprar los materiales y llevarlos.

Básicamente resulta un tanto impagable para mi en éstos momentos, no tengo empleo. La situación se torna delicada al darme cuenta que mi problema no puede esperar a que yo junte los los $2525 pesos que requiero para inciar el tratamiento. Por si fuera poco me parece un poco extraño que primero te pidan pagar y luego te revisen, según yo primero tendrían que ver si eres candidato para el tratamiento y luego cobrarte. No cabe duda que yo lo necesito, pero ¿qué pasa si por alguna razón no se me puede hacer?

En fin, necesito un mecenas que me patrocine mi tratamiento para así poder ser modelo o algo así y poder ganar más dinero jajajaja. Cruzaré los dedos y le pediré al universo lo que necesito. Yo les aviso cuando llegue.

Anuncios