Vine de vacaciones, si a estar en ésta ciudad se le puede llamar vacaciones jajaja. Ayudé y sigo ayudando a mi madre en varias y distintas reparaciones que decidió hacerle a su casa, resanar, pintar, encerar, limpiar, etc. Llevo, si no me equivoco, tres semanas por acá y pues tiene ventajas como ver a mis amigos o familia, pero igual sigue siendo un poco cansado.

Hace tiempo mi hermano se fue a vivir con los refugiados y damnificados de iztaccihuatl, donde habitan mi tía, mi tío, mi primo, mi prima y ahora mi hermano. Lo chistoso es que mi tío y mi tía son hermanos y mi primo es hijo de mi tía pero ni mi hermano ni mi prima son hijos de los tíos jajaja.

Para recuperar la economía, primo y hermano adquirieron un empleo eventual como meseros en un bar, yo los vi ese día y decidí acompañarlos un rato a su chamba para que no estuvieran solos. Conforme pasaron las horas más bien estuve trabajando con ellos. De las 7 de la noche a las 2 de la mañana de cadeneros jajaja, muy divertido.

A las 2 cierran y los que están adentro del bar se quedan ahí hasta que se les antoje salir. Entre las 4 y las 5 de la madrugada, mientras estabamos felizmente tomando refresco y en un instante de descuido, un sujeto me robó mi teléfono celular. Obviamente que en cuanto se lo llevaron lo apagaron lo cual hace que se bloquee mi chip y como no tienen el código pues me quedon sin celular y sin chip. Además de sin fotos, sin tonos, sin cámara y todas esas cosas.

Justo ahora estoy viendo opciones para adquirir otro equipo y otro chip. También estoy explorando el mundo de intentar recuperar mi número. Por lo pronto, trataré de publicar las fotos que tomé por última vez con la cámara y que alcancé a salvar y ya les contaré en qué terminó ésto.

Anuncios