Me fui de viaje con Mario, Seluis y Aarón, fuimos a Puebla. Hace un mes que falleció el abuelito de Mario y le hicieron una misa y comida para todos los conocidos y familiares. Por supuesto que éste viaje fue una oportunidad de tomar bellas fotografías para la colección.

Veníamos caminando de la iglesia cuando vi a la sirenita o un vago intento de ella, con el pecho dislocado o el hombro dislocado, eso no lo entendí muy bien.

Después, al dar la vuelta a la esquina vimos un anuncio de marinela, de esos viejitos de los que ya no me acordaba. No pude evitar tomarle la foto.

La pobre niña toda oxidada jajaja

Ya en la tarde, el tío de Mario nos prestó su coche, lo manejó Aarón, luego Seluis y luego yo, pero como en mi vida había manejado automático me confundí demasiado y seguía buscando el clutch jajaja, cuando no pude dar la vuelta en una calle a causa de un poste perfectamente mal colocado, entré en pánico y hasta los limpiaparabrisas prendí. Todo fue por la aventura de encontrar unas cartas para jugar porque solo teníamos un “Memorandum” que nos prestó Mario jajaja. En éste camino y finalmente en la tienda donde compramos la baraja, vi éste otro anuncio.

Calsetas

Finalmente pasé el viernes viajando por tres ciudades y hoy en la mañana igual, pero fue divertido convivir y conbeber con éstos muchachos y conocer el lindo pueblo de San Martín Texmelucan. Esperemos tener la oportunidad de ir nuevamente con más tiempo y sin que Mario nos haga levantarnos a las 6 porque tiene exámen.

Anuncios