Supongo que los asiduos lectores esperan con ansia la reseña de la novena edición del Festival Iberoamericano de Cultura Musical, mejor conocido como Vive Latino, así que sin más comenzaré a relatar mi experiencia de dos días en el Foro Sol.

Sábado 24 de Mayo

La experiencia comenzó el sábado mientras esperamos por dos horas y media a seluis, cuando llegó, tomamos el metro por la tan conocida línea café y nos bajamos en Velodromo, por lo tanto caminamos un buen tramo escuchando las vocecillas de “Boletos, ¿te sobran o te faltan?” “Boletos para el Vive” “¿Ya tienes tus boletos?” “Compro boletos” “Vendo boletos” y demás canticos de revendedores. Estabamos en la puerta 10, pasamos por la 9,8,7,6 y oh sorpresa, la puerta 4 y entonces si, la puerta 5, ahí si no entendí.

Cada año se ponen más histéricos con la seguridad y los retenes están cada vez más cerca de la puerta, pero eso sí, no me catearon porque la muchacha estaba ocupada y el chavo no podía catearme jajaja. Después de dos revisiones de boletos pasamos con un sujeto que nos dio nuestro programa diciendo que no lo compraramos porque era gratis. Si bien en años anteriores encontramos a algunos sujetos que vendían los programas ya estando adentro, éste año no hubo tal, precisamente como la seguridad está más histérica ya no se puede hacer mucho. Por supuesto que no faltan las cosas escondidas en el calcetín o en los converse que sacan inmediatamente pasan las puertas y los cateos.

He escuchado y leído distintas opiniones pero todo apunta a que ha sido el mejor Vive, creo que para poder decir eso tendríamos que considerar todos los factores que para mi vendrían siendo:

Cantidad de grupos, calidad de grupos, lo que te provocan los grupos, ambiente, compañía, nivel de entusiasmo final.

Y bueno, éste año no me acompañaron Porthos y Aramís pero tuve la maravillosa compañía de Eufrósine y Talía jajaja. Obviamente no es lo mismo los tres mosqueteros que veinte años después, siendo mi séptima visita al festival cuando la primera fue en el 2000, la cosa cambia.

En fin, vayamos a lo que me tocó ver y escuchar el sábado 24 de mayo.

Llegamos a eso de las 2:00 y nos tocó escuchar a Six Million Dollar Weirdo, yo no tenía el gusto de conocerlos y estuvo interesante conocer un poco otras propuestas, a veces uno se cierra un poco ante nombres desconocidos de grupos sin escuchar, pero puedo decir que estuvo, desde mi punto de vista, bien. Los escuchamos mientras nos ambientabamos un poco y nos resguardabamos en la sombra.

Después nos adentramos entre la masa y aproximadamente a las 3:25 comenzaron a tocar The Wailers. Qué puedo decir, es lo más cerca que pude estar de escuchar a Bob Marley y vaya que valió la pena, escuchar a esos monstruos del reggae fue maravilloso. Ahí estabamos, muy cerquita del escenario, felices coreando sus canciones, bailando y viviendo el reggae. Actualmente en la banda está “Familyman” Barrett, quien es co-fundador y es uno de los pocos miembros vivos que estuvieron desde el principio con Bob Marley, él es el bajista y lider actual de la banda. Su vocalista es Elan Atias un gran fanático del grupo que persiguió su sueño hasta convertirse en uno de los sucesores de Marley. Una excelente banda que tocó maravilloso, fue extasiante y lo curioso fue que no había tanta gente frente al escenario, pero los que estabamos ahí, entregamos toda la buena vibra. Fue una experiencia única en la vida. En éste video pueden ver un poco de “Is this love” y pueden ver también que yo estaba como que más adelante que éstos pibes.

wailers

Believe it or not, son The Wailers jajaja.

Wailers2

Después tuvimos un descanso mientras tocaban Los Straitjackets. Un grupo de surf que animó a la gente un rato, tampoco los conocía y si bien el surf no es de mis géneros favoritos, fue una nueva experiencia.

Vino entonces la presencia de Panteón Rococó, que encendió a todos los presentes. Cantando las canciones conocidas y con un sonido maduro. Por supuesto que la banda se alocó con éste grupo y podíamos ver a la gente volando con las mantas, los vasos voladores, algunos condones inflados y los disfrazados que atravesaban todo el foro colgados por un alambre. No podía faltar el slam, aquellos deseosos de saltar sobre el público y algunos alocados que buscaban pleito aventandose encima de nosotros. Como es costumbre fuimos aplastados unos con otros, alguna que otra mujer alocada se me iba encima como si deseara robar el poco espacio vital que me quedaba pero sobrevivimos y valió la pena. Así comenzó.

Ya un poco cansados nos hicimos a un lado, comimos un poco y nos sentamos en las gradas para ver a Bersuit. Muy buen nivel musical, la gente abajo y en las gradas coreaba sus canciones y era un ambiente muy tranquilo. Finalmente no conozco todas sus canciones pero pude corear las que me sé, aunque me hubiera gustado escuchar un poco más del material que si conozco. Entre la gente podíamos ver un buen número de playeras de argentina con el nombre de Bersuit en la espalda. Muy buen concierto por parte de éste buen hombre. Así cerró.

Bersuit

Así se veía la banda con Bersuit.

Mientras seguíamos en las gradas y perseguíamos comida y bebida que pasaba frente a nosotros, pasaron algunos minutos y comenzó Santa Sabina. Ahí mi opinión personal no debe contar mucho puesto que no conozco bien a la banda y no podría emitir una crítica justa, sentí que en ocasiones cada músico estaba en su canal y que no todos se unieron para elevar el ánimo de la banda ahí presente. Finalmente también tienen su nombre y todos hemos escuchado alguna vez nombrar a éste grupo pero sinceramente no fue lo que yo esperaba. Puedo decir que Rita Guerrero tiene muy buenas piernas y que su vestido estaba muy bonito jajaja. Así se vió.

Ya descansados, vino el turno de ir a ver a Los Tres. Por supuesto que la mente fanática de Café Tacvba piensa que es la perfecta oportunidad de que aparezcan, dada su criminal ausencia en el décimo aniversario del Vive Latino y con un historial de apariciones sorpresa, incluso una a lado de éstos chilenos; pero no fue así. Los galantes caballeros que me acompañaron me hicieron el favor de estar conmigo presenciando el concierto de éste grupo, a pesar del deseo de ir a ver a Black Rebel Motorcycle Club.

En fin, nos paramos muy cerca del escenario y esperamos pacientemente mientras iniciaba, tuvimos la oportunidad de salir en la pantalla y ser vistos por toda la banda que estaba atenta a lo que pasaba, gritando cualquier cantidad de cosas a los afortunados que aparecían y ansiosos para escuchar a los chilenos. Comenzó el concierto y vaya fiasco, el bajo estaba demasiado fuerte y no daba oportunidad de escuchar al vocalista, los técnicos bajaban el volúmen y el bajista lo volvía a subir. Incluso las canciones más conocidas fue difícil identificarlas pues la presencia estridente del bajo no dejaba ni pensar, no fue para nada disfrutable. Nos retiramos de ahí un poco tristes pues éste grupo daba para algo más que eso y en la emisión pasada del vive en la que se presentaron, dieron un concierto de alta calidad. Vamos, terminaron cantando Jefe de Jefes.

Ya en el escenario principal, de nuevo en las gradas, a eso de las 21:40 y con la pila agotada, presenciamos entonces a Los Auténticos Decadentes. “Un aplauso para los auténticos decadentes producto argentino” Que diferencia y que nivel caray, muy buen concierto, toda la banda estaba viva y coreando, a pesar del cansancio, el sol y todo lo que pudiera traer uno encima es un honor escuchar a un grupo que es capaz de encender el ánimo de un foro lleno de gente que ha estado todo el día ahí. Magnífico. Lamentablemente no pudimos quedarnos a ver todo y ya no alcanzamos a escuchar “La guitarra”.

Auténticos

Desde las gradas, Los Auténticos Decadentes.

Auténticos2

Mientras iba terminando nos retiramos para poder alcanzar el metro y llegar a nuestras casas a dormir para reponer la energía para el día siguiente, claro, no sin antes pasar al tianguis a comprar pulseras, botones, playeras, caballitos y demás recuerditos que no pueden faltar en la casa de todo asistente asiduo al Vive Latino. Las puertas del metro se cerraron detrás de nosotros y nos subimos al tren, todos juntos y con la vibra presente, espantando a todos aquellos oficinistas y señoras que iban en el vagón. Llegamos a nuestras casas y cargamos la batería para el domingo.

Anuncios