Otra película que me ha dejado impactada. Una excelente actuación de Javier Bardem, no por nada ha ganado tantos premios y es el primer español en ser nominado a un oscar y haberlo ganado éste año por su participación en “Sin lugar para los débiles”.

Al igual que Jean-Dominique en “La escafandra y la mariposa“, Ramón Sampedro, un hombre que lleva 30 años tetraplégico, no deja que el hecho de no poder mover su cuerpo limite su imaginación. Tampoco pierde la alegría y es un hombre sonriente. Su único deseo, morir dignamente, pues está harto de depender de otras personas para todo en su vida. Sabe que la persona que de verdad lo ame será la que lo ayude a realizar éste último viaje.

Las actuaciones son magníficas. Cuando veo películas dobladas por españoles o actuadas siempre me he preguntado ¿por qué no pueden hablar normal?, aquí la mayoría lo logra, sobre todo Javier Bardem. El concepto, la fotografía, todo es magnífico y sin duda es una película que hay que ver. Aunque no habla de temas fáciles de digerir, vale la pena haberla visto y disfrutarla.

Una excelente película de Alejandro Amenábar, que toma con humor y filosofía la vida y que nos enseña cosas del mundo que no conocíamos, cosas que nos son ajenas; nos enseña a usar la imaginación, pues esa, esa nunca la perderemos. Altamente recomendable.

Anuncios