Wow, que película caray. 4 nominaciones al Oscar, ganadora de 2 Globos de oro, mejor director en el festival de Cannes. Una peli de Julian Schnabel.

De esas cosas que uno se encuentra, como casi siempre por mera casualidad y el título te llama la atención, no tienes ni que ver la reseña para presentir que está buenísima.

La película relata la historia de Jean-Dominique Bauby, redactor en jefe de la revista Elle, quien a los 43 años es víctima de una embolia, tras estar 20 días en coma, los médicos descubren que es víctima del “síndrome de cautiverio”. El hombre está conciente, está despierto pero no puede mover su cuerpo, lo único que puede controlar es su ojo izquierdo. A través de un código, en el que se utilizan las letras más usadas en el francés, logra comunicarse con el exterior, primero con frases pequeñas, luego frases más largas y finalmente logra escribir su libro, en el cual está basado la película. Jean Dominique tiene dos cosas que no ha perdido y que puede controlar, su memoria y su imaginación. (Ésto también podemos verlo en Mar Adentro)

El formato en el que se manejan es muy interesante, pues gran parte de la película vemos el mundo desde los ojos de Jean-Dominique. Logra llevarnos al interior de su escafandra y cautivarnos. Me gustó mucho pues no cae en el sentimentalismo, de hecho tiene mucho humor y es altamente disfrutable. Si comienzas a verla, dificilmente te detendrás, así te pegues un mega desvelón jajaja. La verdad es una joya y vale la pena tenerla en la colección, o por lo menos haberla visto.

Una excelente dirección, una excelente actuación, una excelente fotografía. Una excelente película que recomiendo a todo aquel que quiera ver buen cine.

Anuncios